martes, 31 de marzo de 2009

SENCILLEZ NO ES LO MISMO QUE SIMPLEZA por osvaldo raya


La sencillez tiene que ver con esa ligereza que ayuda a elevarse y acercarse a Dios y nos libera de una existencia demasiado vulgar e intrascendente; de ahí que este concepto esté relacionado con aquella exigencia que los dioses le hicieron a Utnapishtim: «Derriba tu casa y construye con sus tablas una nave. Sálvate porque viene el diluvio. Sí: echa abajo esa efímera choza porque no fue construida para todos los tiempos y despégate de todo. Pon en tu morral tan sólo lo esencial, lo que te sirva para la vida eterna. Hazte, entonces, ligero y sube, con mínimas vituallas, a la barca que construyas. (Ésa que en el monte Nisir se ha de varar; a esperar que las aguas se aplaquen y la paloma regrese, con la buena nueva). » Y el gran sumerio obedeció a los dioses. Entonces invitó también a sus compatriotas de Shuruppak a que subiesen a bordo y lo acompañasen, con la única condición de que deberían deshacerse de todo lo que constituía apegos y banalidades de la vida mundana. Pero casi todos prefirieron no montarse en la barca y quedarse al lado de sus bienes materiales: sus casas, sus tierras, sus sembrados. Éstos, a causa de su simpleza espiritual, terminaron ahogados en las aguas diluvianas; mientras que Utnapishtim se salvó ‒gracias a su sencillez‒ y pasó a disfrutar de la vida eterna.

Y es que lo simple ‒es decir: aquello carente de sabiduría y que pertenece al estrato espiritual más bajo‒ pasa; en tanto, lo sencillo ‒que pertenece al estrato espiritual más alto‒ queda. El hombre sencillo es sabio; y el hombre simple ‒el simplón‒ es burro y no conoce ni entiende la eternidad. La simpleza tiene que ver con esa densidad y pesadumbre que nos aleja de Dios de lo eterno, y nos hala y nos ata al infierno; porque es piedra y más piedra a las espaldas del caminante.

Empero, la sencillez son las alas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

FREEDOM FLIGHT

FREEDOM FLIGHT
por ANGEL PEREZ pintor cubano-americano