martes, 28 de abril de 2009

MI PRIMERA PARANOIA por osvaldo raya

Mi tía Mirta había notado mi prematura desconfianza y alarmada le dijo a mi madre: «Llévalo al médico, Alida: tu nené es muy raro.» Nada, que cuando yo era muy niño y apenas había aprendido a mantenerme en pie por mí mismo, nunca me senté ‒y menos, me dejé caer como una masa sosa‒ en el suelo de granito de mi casa, sin antes golpearlo varias veces con mi propia manita y cerciorarme de que éste ‒el suelo de granito‒ era lo suficientemente contundente como para soportar mi cuerpo; asegurándome así de que no se trataba de una trampa, de una superficie que se deshiciese al menor contacto.

Parece que ya yo venía advertido de la anterior encarnación, en la cual era muy posible que también, como en ésta, me habían estado persiguiendo los comunistas. Mi primera jerigonza de bebé ‒según me contó Mamá‒ fue en verdad alguna frase en ruso. No dije mamá ni papá sino algo así como KGB.
http://osvaldo-raya.blogspot.com/

3 comentarios:

  1. jejeje, yo no se si yo hablaba ruso o no, lo que se que mi hermano me apodo POPI, creo que por los ancestrales vestigios de aquellos tenis o zapatillas que desconozco su misterioso origen, solo se que se pusieron muy de moda. Aun me dice Popi.

    ResponderEliminar
  2. Genial, estas acabando, aunque hayas vivido mal la paranoia, me doblo de la risa.
    Yo conservo una alergia de ese tiempo, desde que se me acerca un extremista, o un Gdos me pongo con las orejas de un azul intenso; ademas, padezco de un sindrome extraño, me escapo de las encerronas del poder, de toda autoridad...

    Gracias por este post,magistral.

    besos

    ResponderEliminar

FREEDOM FLIGHT

FREEDOM FLIGHT
por ANGEL PEREZ pintor cubano-americano